El Tribunal Superior de Justicia de Madrid recalca que la entrevista personal debe ser en todo caso complementaria y no puede convertirse en prueba autónoma o principal, determinante de todo el proceso selectivo y de carácter eliminatorio.